Búsqueda

Factores de salud que afectan al odontólogo

13 junio, 2016

El ejercicio de la odontología es una profesión que se realiza en unas condiciones ambientales de trabajo muy específicas, puede dar lugar a un deterioro paulatino de la salud y enfermedades profesionales en el odontólogo.

La exposición repetida a ciertos agentes químicos, puede pasar desapercibida hasta el desarrollo de una patología ocasionada por estos. Por lo cual, es de vital importancia el conocimiento de cada aspecto que el odontólogo debe cuidar durante el desempeño de su profesión.

Los desórdenes músculo esqueléticos, son una condición importante que considerar, en los cuales incluimos a todas aquellas alteraciones que recaen sobre la columna vertebral y/o los miembros superiores e inferiores con afectación fundamental de estructuras musculares o esqueléticas que guardan una estrecha relación con la actividad profesional realizada, considerándose una patología característica de la profesión.

La gran precisión que requiere el trabajo realizado por el odontólogo, ocasionan que estos tomen posturas forzadas durante la realización de los tratamientos dentales. Las que se ven más afectadas y donde los profesionales refieren que mayor dolor es:

Cuello /Zona lumbar / Hombros / Región dorsal

Estas afectaciones comprometen el desempeño del profesional en su jornada de trabajo, pudiéndose reflejar en la calidad de su trabajo y en la cantidad de pacientes atendidos. Por lo cual, se recomienda que el odontólogo siga las siguientes pautas:

-Identificar como debe ser una correcta posición al sentarse.

-Analicen la posición de trabajo actual.

-Establezcan los eventuales cambios que se deberían implementar.

-Incorporen hábitos saludables.

-Evitar una serie de inconvenientes como adormecimiento, varices, flebitis, trombosis, retención de líquidos en los miembros inferiores.

Recomendaciones durante la jornada de trabajo

Como la labor obliga a permanecer sentados durante muchas horas al día es conveniente que:

-Utilizar medias elásticas de compresión, que estimulan el retorno sanguíneo y linfático.

Establecer pausas durante los turnos clínicos, para estirar las piernas.

Realiza flexiones, movilizando sus extremos distales hacia arriba y hacia abajo.

Mantener un peso óptimo.

Practicar deporte habitualmente.

Asistir a chequeos médicos anuales, para identificar oportunamente cualquier alteración lo más pronto posible y así, procurar prevenir cualquier daño mayor.

Fuente: Odontoespacio Autor: Od. Enrique A. López González

Posted in Blog, image posts by uservialdental